versión accesible aviso legal axuda
briondixitalaxua á navegacion
banner
menus
Data: Xoves, 24 de Novembro do 2017
     

novas

 

FOTO

El resplandor de las torres de Altamira

[25/09/2007]

Especial 1 ano de Tierras de Santiago

A quince kilómetros de Santiago se alza sobre el valle de A Mahía un pedazo de la historia de esta comarca. Los restos de la fortificación construida en el siglo IX perviven como el monumento más importante de Brión. Se dice que para hacer el santuario de Santa Minia se aprovecharon sillares de esta fortaleza.

En lo alto de un castro celta, las torres de Altamira se levantan con el ímpetu de ser una de las muestras patrimoniales de mayor entidad de A Mahía.

A escasamente 15 kilómetros de Compostela, siglos de historia conviven cotidianamente con el silencio. Por la carretera Santiago-Noia (AC-543) el visitante llega al cruce de Os Ánxeles, donde la parte baja de Brión está todavía enmascarada por las urbanizaciones de nueva creación. Seguidamente, por la carretera AC-451, en dirección a Pedrouzos, la capital municipal, comienza un ascenso que conduce al primer indicador de las torres. Tras un centenar de metros comienza una carretera tortuosa que lleva al viejaero al lugar en el que se alzan los restos de la antigua muralla, parcialmente cubierta con maleza.

Una vez al pie de las torres, unos metros a pie, por un sendero (por cierto, más que mejorable) y el visitante se enfrenta con el disfrute de otro tiempo. En lo más alto, divisando el valle, el sol y la niebla baja pueden llegar a ser invitados de excepción y la impresión es absolutamente espectacular. El silencio es el mejor consejero.

Una historia accidentada desde la época castreña hasta la actualidad La historia del emplazamiento de las torres de Altamira comienza en época castreña y su valor histórico se prolonga hasta la actualidad. Según los estudios del profesor Clodio González Pérez, el entorno pudo haberse construido en el siglo IX y fue arrasada por los Irmandiños en el siglo XIV, y reconstruida a finales de este siglo por los condes de Altamira. Posteriormente, la fortaleza dejó de estar habitada en el siglo XVII y, en 1872, un heredero de la casa de Altamira vendió las torres. Uno de los compradores llegó a construirse una casa aprovechando sus piedras y para el santuario de Santa Minia también se aprovecharon sillares 



Enlace a Tierras de Santiago

 

Comentarios


Escribe aquí os seus comentarios. Para facelo é necesario estar rexistrado. Se non o estás:



       
Alias:
Clave:
Título:
Comentario  
 
 
 
briondixital.org non se fai responsable das opinións dos lectores e eliminará os comentarios que considere ofensivos ou vulneren a legalidade.
 

 

[ VOLVER ]

(c)
correo privado webmail mapa web paxina de inicio engadir a favoritos concello de brion infobrion Xunta - innovacion